El alquiler de carretillas elevadoras tiene que ser en función de la tarea que realizas. Es decir, existen varios tipos y cada modelo tiene su utilidad. Por eso los fabricantes han diseñado varios tipos de vehículos para facilitar la labor y las necesidades de cada trabajador.

El saber escoger el modelo que necesitas es fundamental para mejorar la productividad y mejorar la seguridad, pues con el alquiler de carretillas elevadoras adecuado disminuye el riesgo de accidente y conseguimos ganar tiempo.

Los principales tipos de carretillas elevadoras son:

- Contrapesadas: las horquillas salen de la parte frontal de la máquina. Se conduce hacía la ubicación la carga de forma directa, no necesita ningún tipo de instalación.

- Contrapesadas de tres ruedas: sus características son idénticas a las anteriores, pero con una sola rueda en su parte trasera, lo que facilita mucho su manejo en espacios reducidos.

- Retráctiles: se emplean para almacén, pudiendo alcanzar bastante altura y con gran capacidad de maniobrabilidad. Se la considera retráctil debido a su capacidad de alcanzar distancias más allá de sus ruedas estabilizadoras.

- Transpaletas manuales: no tienen motor y sirven para trasladar las cargas de un lugar a otro, pueden transportarse hasta 3.500 kilogramos. Son las que podemos ver a los reponedores de los supermercados.

- Transpaletas eléctricas: su cometido es el mismo que las manuales, con la diferencia de que el movimiento y la elevación son accionados desde un motor eléctrico. Es recomendable que su uso sea en superficies lisas o planas.

- Carga lateral: son perfectas para portes anchos o largos que su tránsito sería incomodo en una carretilla convencional.

- Teletruck: son con pluma telescópica en lugar de mástil, por lo que suelen ser caras. Su ventaja principal es la facilidad de control y de acceso.

 En G.V. Manutención te ofrecemos un amplio catálogo de máquinas elevadoras para alquilar que facilitaran tus labores.